EKINE

Kinesiología

Domicilio

Arica

EKINE

11 feb. 2017

Deshidratación en el adulto mayor
La llegada de las altas temperaturas en primavera y verano, sumado al mencionado envejecimiento de la población, pone el énfasis en la deshidratación de los adultos mayores como una de las complicaciones que se agudiza en esta temporada.

Los adultos mayores deben cuidar aún más de ingerir la cantidad de líquidos adecuada para su cuerpo. Si está en esa etapa y además tiene una enfermedad aguda o crónica, puede descompensarse por la falta de hidratación.

¿Qué es la deshidratación?

Es la alteración o falta de agua y sales minerales en el plasma de un cuerpo, también se puede definir como la pérdida de agua corporal por encima del 3%. Con el paso de los años existe una disminución del agua corporal total.
 “A los 30 años corresponde a un 60% del peso corporal y a los 80 años es un 50%, aproximadamente”

¿Por qué durante la tercera edad las personas son más susceptibles a la deshidratación?

La vejez trae cambios biológicos como la disminución del agua corporal total y del consumo de líquidos volviéndose, por tanto, los adultos mayores más susceptibles a la deshidratación.
Normalmente si el adulto mayor no tiene sed, no pedirán agua, ya que en esta etapa de la vida disminuye: la sensación de sed, la atracción hacia los alimentos, la capacidad de digerir, deglutir y de absorber alimentos, la motilidad intestinal, lo que puede generar y agravar enfermedades. La deshidratación puede ser también causada por una temperatura elevada, o el uso de laxantes o diuréticos.
También existen otros motivos que favorecen la disminución de agua ingerida como el acceso restringido a la misma por limitación física, trastorno visual, desórdenes de comunicación y comprensión, restricción de líquidos por indicación médica, alteración de conciencia (tranquilizantes). De todos estos, la limitación funcional  y los medicamentos son los que provocan mayor riesgo de  deshidratación.
Como consecuencia del envejecimiento, los riñones tienen menor capacidad para concentrar la orina, retener agua en caso de necesidad y excretar sodio . Algunas personas mayores restringen a menudo erróneamente la ingesta de líquidos para paliar la incontinencia urinaria (especialmente en aquellos casos con urgencia miccional). Las situaciones más representativas ocurren en horario nocturno (nicturia) y en las salidas fuera del domicilio.
Es un error dejar de ingerir la cantidad de líquido necesaria, ya que la falta de líquido puede llevar a una condición tanto de hipotermia o hipertermia, como también de daño renal por no hidratar adecuadamente a los riñones.
       
"Por lo tanto, una persona con incontinencia urinaria, debe hidratarse de igual o mejor manera que una persona sin esta condición. Sólo con la consideración de adecuarlo a sus requerimientos y actividad diaria".

Los síntomas de un cuadro de deshidratación en las personas mayores pueden ser inespecíficos y presentarse tardíamente. Los más frecuentes son:  Confusión, pérdida de conocimiento, desorientación, caídas al suelo, sensación de calor y sudor, disminución en el volumen de orina u orina de color oscuro, como también deposiciones endurecidas, cálculos renales,pérdida de peso.

¿Cuánta agua debo tomar entonces? 

Se Informó que la cantidad de líquido recomendada para los adultos es de 2.5 litros,  de los cuales al menos 1.5 litros debieran provenir de productos líquidos y el resto de los alimentos (los que también son una fuente importante de agua).

Los expertos recomiendan que la mejor forma de hidratarse en esta etapa de la vida es hacerlo de manera gradual, constante y que no sea ni en déficit ni exceso, ingerir una gran variedad de líquidos y alimentos con alto contenido de agua.
  “A quienes forman parte de la tercera edad se les debe pedir  que beban líquido aunque no tengan sed, más aún si existe un ambiente de calor. En aquellas personas que viven solas o que son dependientes, es necesario asistir su hidratación”,

Existen diferentes fuentes de hidratación al organismo procedentes de tres fuentes fundamentales: Bebidas, organismo y alimentos

1. Consumo de bebidas:

El agua y demás bebidas (jugos, refrescos, leche, café, té, caldos, etc.) representan un 75-80% del total de líquidos ingeridos a lo largo del día.

2. Producción de pequeñas cantidades de agua por el organismo:

Además del agua que ingerimos directamente, en forma de líquidos o alimentos sólidos, hay que mencionar la proporción de agua que el propio organismo produce en los procesos metabólicos de proteínas, grasas e hidratos de carbono y que supone unos 300 ml diarios.

3. Alimentos

Se calcula que un 20-25% de las necesidades de agua provienen de los alimentos. Por orden de mayor a menor magnitud en el aporte de agua se clasifican en:
  • Los vegetales: Más de un 17% del agua diaria procede de los vegetales que se ingieren, fundamentalmente las frutas y las verduras, lo que supone aproximadamente 1 litro diario.
  • Productos lácteos: Aportan numerosos nutrientes y son la primera fuente de calcio en la alimentación. Su composición en agua varía de unos productos a otros.
  • Los cereales: Este grupo de alimentos contribuye aproximadamente con un 8% del agua diaria. Destaca entre todos los alimentos de este grupo el pan, que es el cereal habitualmente más consumido y que suele  contener un 39% de agua.
  • Carne y pescado: aportan un 2% de agua al día. El pescado contiene entre un 73% y un 84% de agua y la carne entre un 50% y un 70%.
  • Adulto Mayor hidratado

Somos profesionales del área de la salud, titulados como Kinesiólogos, licenciados en Rehabilitación. Atendemos a domicilio en Arica y nos especializamos en las áreas de Traumatología y Ortopedia, Geriatria y Gerontología, Deportiva y Respiratoria.

Contáctanos

Atención

Domicilio en la ciudad de Arica, Chile

Numero de telefono

+56 9 7318 7256

Pagina de Facebook / EMAIL

EKINE.ARICA / ekine.arica@gmail.com